TESTIMONIOS

Florencia M.  (Salta)

Florencia nació en un pueblo norteño y pintoresco de la provincia de Salta. Pertenece a una familia de trabajo y
es la mayor de cuatro hermanos.

Desde muy chiquita, su madre descubrió en el ojo izquierdo de Florencia una anomalía, por la que consultó sin éxito y con errores, en diferentes centros de salud de su provincia.  Preocupada por el tema, viajó a Buenos Aires donde en el Hospital Garrahan le diagnosticaron de inmediato, “retinoblastoma”.

A pocas horas de la sentencia, Florencia fue operada, sometiéndose con éxito a una enucleación. Pero su mal, la obligaría a completar el tratamiento con quimioterapia y radioterapia.

Este tiempo de dolor y distancia de los suyos, no desdibujó nunca la sonrisa en su carita de niña simple y espontánea. Es que siempre estuvo a su lado su madre, con cariño insustituible y Fe inquebrantable.

En octubre de 2008, con el alta oncológica, Florencia llegó a FUSAVI en la búsqueda una solución estética para su prótesis.  Fue atendida y evaluada sin cargo alguno por el Dr. Martín Devoto y su equipo.

Ella necesitará varios pasos quirúrgicos en busca de rellenar y dar estructura y sostén a su prótesis, en una zona deteriorada por el efecto de la radioterapia.

FUSAVI, gracias al equipo del Dr. Martín Devoto y de sus Benefactores lo hará posible.  Pero la verdadera fuerza de este desafío la encontrará Florencia en su ejemplar familia.

IFUT3949
Tomas Godoy 28.06.18
2017_05_16_Atendiendo_3-2
miriam
Valentino Ruiz anteojos 2018 (1)
Julio Serrano 16-09-16
Jorge Pablo Albornoz 17 12 2015

Franco F.  (Entre Rios)

Franco es el segundo hijo de una familia modesta de Concepción del Uruguay (E.R.). Sus padres, viajaron con él a Buenos Aires desde su nacimiento hace catorce años, en procura de salvar su visión.

Ello supuso durante este tiempo, invertir sus pequeñísimos ahorros en traslados, estadías, medicaciones.

Franco nació con cataratas congénitas de las que fue operado. Posteriores complicaciones lo llevaron a perder su ojo derecho. En los últimos meses, había sido operado dos veces de desprendimiento de retina de ojo izquierdo, intervenciones que no tuvieron éxito.

Así llegó esta familia a FUSAVI el 27 de agosto de 2007. Con oscuros pronósticos médicos, pero con la fuerza de los padres que esperan contra toda esperanza.

Franco fue atendido por el Doctor Emilio M. Dodds, quien propuso una nueva cirugía para el día siguiente.

FUSAVI se hizo cargo de su hospedaje y el 28 de agosto a las 8:30 horas, Franco entraba nuevamente a un quirófano.

Durante largos minutos el Doctor Emilio M. Dodds realizó un minucioso trabajo de limpieza de las membranas preretinales que provocaban tremendas tracciones sobre la retina.

Un día más tarde, el control médico extendía el más exitoso veredicto.

Ese 29 de agosto, Franco y sus heroicos padres regresaron a Concepción del Uruguay, donde será controlada por el Dr. Héctor Álvarez.

Su fe no dejaba de hacerles brotar un sincero agradecimiento a Dios, al Doctor Emilio M. Dodds y a FUSAVI

Armando

Armando pertenece a una familia de trabajo, contó siempre con obra social y entregó muchos años de su vida a esa cadena de producción donde cada eslabón es necesario.

La diabetes que padece desde hace quince años, lo excluyó del mundo laboral, le impidió contar desde entonces con cobertura social, y lo obligó a deambular en procura de changas que le proporcionen el sustento.

Su mujer, lo acompaña silenciosa en ese desafío, lavando ropa, cuidando enfermos, cortando pasto.

Consecuencia de su diabetes, Armando requería con urgencia una tercer cirugía ocular. Para enfrentar las dos primeras, solicitó préstamos, cuyas cuotas son hoy su mayor preocupación mensual.

No podía afrontar esta nueva intervención. Redes solidarias lo hicieron llegar a FUSAVI.

Un Socio Benefactor de nuestra Fundación, se hizo cargo íntegramente de los costos de su urgente y necesaria cirugía.

Ello, colaboró a salvar su visión, pero también a que Armando y su familia sintieran que alguien, aún sin conocerlos, apostó a mejorar su calidad de vida.

Adriana C.  (Jujuy)

Adriana nació en la Quebrada de Humahuaca, uno de esos rincones de nuestro país, en el que se conjugan turismo y carencias. Pertenece a una familia sumamente humilde coronada por siete hijos. Sus padres supieron de la generosidad de las cabras y las ovejas para llevarla a adelante.

Hoy, algunos de los hermanos se han instalado en Jujuy capital, otros permanecen fieles a la quebrada que los vió nacer.

Adriana vive de la atención de un precario quiosco y de una pensión por invalidez.

Padece una patología visual compleja.

Fue intervenida y sometida a tratamientos que no le dieron resultado. El 6 de agosto de 2007 llegó a FUSAVI casi sin visión: importantes cataratas, estrabismo, nistagmus.

Su situación física y social adversa nunca le impidió creer y esperar.

Atendida en nuestra Fundación por los Doctores Arturo Irarrazaval y Adolfo Güemes, en unos días fue operada.

Mientras se le realizaban los estudios pre quirúrgicos aumentaba su esperanza, la que le permitió tantas veces hacer carne aquello de que “lo esencial es invisible a los ojos”.

Hoy, ya de regreso a la quebrada de nuestro norte argentino, lo que la rodea y su vida interior ha tomado otro color: el de la solidaridad y la ciencia puesta al servicio de ella.

PACIENTES                          4753

CIRUGIAS                            2032

PROVINCIAS                           23

ACCIONES  MÉDICAS      23754

LUNES, MIERCOLES y VIERNES

de 9 a 13 hs 

Tel:  54 11 4815-5939

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Pinterest Icon
  • White Instagram Icon

© 2023 hecho por Raquel. Creado con Wix.com